El Banco Central Europeo insta a la banca a crear un servicio de pagos

El BCE ya no quiere que las entidades financieras de la Eurozona se fusionen entre sí para crear gigantes bancarios transfronterizos.

El organismo presidido por Mario Draghi alertó ayer al conjunto del sector de la necesidad de configurar redes de tarjetas y pagos electrónicos únicas para todo el continente capaces de competir con Apple Pay, Google Pay, Paypal y Amazon, entre otras compañías.

«Europa aún no cuenta con una red integrada y estandarizada de pagos con tarjeta, de forma que se pueda usar cualquier tarjeta en cualquier terminal de pago en toda Europa», explicó ayer en una conferencia celebrada en París el miembro del comité ejecutivo del BCE Yves Mersch.

«Los bancos europeos deben actuar ya si quieren evitar ceder este terreno frente a jugadores internacionales más grandes», avisó al sector.

Cada Estado miembro cuenta actualmente con su propia red de pagos electrónicos, tarjetas y cajeros, pero no están interconectados entre sí. Alemania cuenta con el sistema Girocard, Francia con Cartes Bancaires y Portugal con Multibanco.

En España las entidades financieras trabajan aún en la fusión de las redes Servired, Euro6000 y 4B. El BCE quiere que esos esquemas nacionales «sean interoperables y tengan un pleno alcance paneuropeo».

«Construir redes locales o nacionales es una solución anacrónica que no responderá a las necesidades del mercado», dijo.

El consejero del BCE recordó que Paypal domina ya en Europa el mercado de los pagos online aprovechándose precisamente de la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA, por sus siglas en inglés) configurada por las autoridades.

Y que otros gigantes digitales como Google, Apple, Facebook, Amazon, Alibaba y Tencent están también ofreciendo servicios de alcance comunitario.